5 razones para cambiar la TDT por la TV Online

3

La enésima reubicación y reasignación de canales de la TDT, supuestamente para dar cabida a la telefonía móvil de alta velocidad 4G, supondrá en algunos casos no solamente un quebradero de cabeza o incluso un coste económico, sino la perdida de visualización de algunos canales (como TV3 en Baleares). Ante esta situación propongo dar un paso más y olvidarnos de la TDT para pasar a la TV 100% a través de Internet. En este artículo, además de 5 razones por las que hacer este paso, te expongo las diferentes opciones para conectar tu TV a Internet.

Primera razón: mayor oferta de canales 

Internet no entiende ni de limitaciones geográficas ni de normativas autonómicas ni de intereses políticos, por lo que  podrás disfrutar de una amplia oferta de canales locales, autonómicos, estatales e internacionales. Actualmente la mayoría de televisiones del mundo ofrecen ya sus emisiones en “directo” a través de Internet, por lo que si tienes la costumbre de mirar un programa un día a una hora concreta, no te preocupes, podrás hacerlo perfectamente también a través de Internet con total facilidad.

Segunda razón: contenidos on demand (o a la carta)

Si en lugar de una persona de costumbres eres de aquellas que prefieren seleccionar cuándo ver un contenido sin las ataduras del “directo”, Internet es tu solución. Se acabó el perderse un programa interesante por emitirlo a horas en las que trabajas, duermes o simplemente no quieres ver la TV; con Internet puedes acceder a todos los contenidos en cualquier momento tanto a través de los propios canales de las TVs como de otras plataformas online. Y si quieres pararlo un momento por algún motivo, podrás hacerlo sin tener que esperar a los bloques publicitarios.

Tercera razón: más allá de los canales tradicionales

Durante los últimos años han surgido multitud de plataformas online de difusión de contenidos audiovisuales no ligadas a las Televisiones tradicionales. Webs como YouTube, Vimeo, Livestream, TED o Facebook se han convertido en las “nuevas” televisiones online, unos canales que la TDT nunca te va a ofrecer y que, en cambio, puedes disfrutar sin costes a través de Internet. Si la TDT trajo una mayor oferta de canales, Internet aporta una oferta ilimitada para todos los gustos y colores.

Cuarta razón: multitud de formatos y contenidos

La TDT está bien, pero su oferta de formatos y contenidos se limita a canales de TV. En cambio, con Internet nuestro aparato de TV se convierte en algo más que un “reproductor de canales televisivos”, ya que nos permite escuchar la radio, oír música, ver fotos y vídeos propios (o compartidos), ir al cine… e, incluso, leer noticias o contenidos de texto. Se nos abre por tanto una gran puerta al entretenimiento y al conocimiento.

Quinta y última razón: menos publicidad

La publicidad es necesaria para que podamos disfrutar de contenidos gratuitos, pero la propia dinámica de Internet ha hecho que esta tenga que adaptarse a la nueva realidad. Con la TV a través de Internet (excepto en las emisiones en “directo”) el número y la duración de los bloques publicitarios se reduce radicalmente. Se acabó el “volvemos en 7 minutos”, ahora como máximo vamos a recibir el impacto de dos anuncios de 20s seguidos… y, con suerte, pronto esta publicidad se adaptará a nuestros gustos, por lo que incluso nos va a resultar útil.

De acuerdo, me has convencido. Pero, ¿cómo lo hago para conectar mi TV actual a Internet?

Muy sencillo, tienes tres opciones para convertir tu TV en la puerta de acceso a contenidos ilimitados a través de Internet; dando por hecho que dispones de una tarifa plana de ADSL o, mejor aún, de Fibra Óptica:

  1. SmartTV: si eres de las personas que cambiaron su TV analógica (o su digital) a las nuevas Televisiones Inteligentes, solamente debes empezar a utilizar más y mejor las opciones a través de Internet que te ofrece tu televisor. Entiendo que si eres de estos no habrás llegado hasta aquí, ya que este artículo te aportaría nada nuevo.
  2. Chromecast o AppleTV: son dos dispositivos que conectados al puerto HDMI de tu televisor reproducen cualquier contenido transmitido desde un ordenador, tablet o teléfono móvil a través de la red Wifi. El Chromecast de Google, que es el más económico, tiene un coste de unos 35€, y el AppleTV, de la empresa Apple coma su nombre indica, cuesta unos 95€. Ambos disponen de aplicaciones que los hacen compatibles tanto para Android como para IOs. Con estos pequeños dispositivos te aseguro que tu televisor se va a convertir en tu principal puerta de acceso a los contenidos de Internet.
  3. Operadoras de Internet: ofrecen soluciones de pago a través de ADSL o FIBRA ÒTPICA con una oferta limitada a los canales generalistas y a los temáticos que en su día se distribuían a través de satélite. Aunque, como indico, tienen un coste mensual y no presentan todas las ventajas (razones) que he expuesto antes, se trata de la solución muy adecuada para perfiles de usuarios poco tecnológicos (para que me entendáis, es la solución que recomiendo a mi madre).

Conclusión: ante los cambios constantes de criterio entorno a la TDT y en previsión de futuras nuevas modificaciones, mi recomendación es apostar al máximo por la opción que más variedad, libertad y autonomía nos ofrece, y esta es sin duda la TV Online.