El turista 2.0: antes, durante y después del viaje.

Turista 2.0 en Ciutadella de Menorca (Foto: Joan Mercadal)

Internet en particular, y las nuevas tecnologías en general, han supuesto un gran cambio en la manera en que las personas organizamos, vivimos y compartimos nuestros viajes. En este artículo analizamos el proceso que sigue el llamado Turista 2.0 antes, durante y después del viaje, y los retos que esto supone para las empresas y los destinos turísticos.

Si hay un sector económico que se ha visto -y se verá más en el futuro- afectado por el cambio de paradigma que supone la conocida como web social o web 2.0 es el Turístico.

Las reservas y ventas online aumentan día a día, las opiniones, comentarios y valoraciones de los usuarios crecen y se multiplican exponencialmente en la red, y Internet se ha convertido en la herramienta principal para planificar los viajes, tanto de ocio como de trabajo. Todo esto, acompañado de una mayor oferta y una demanda más segmentada, específica y especializada.

Estamos por tanto, en un momento de cierto desconcierto en el que empresas e instituciones deben actuar con cierta rapidez y capacidad de adaptación, evitando lanzarse a la piscina sin comprobar antes la profundidad del agua. En este artículo no se pretende resolver ninguna de estas cuestiones, sino simplemente presentar de manera breve y clara el proceso conocido como Travel 2.0 o Turista 2.0.

El concepto

Travel 2.0 es un término que representa la extensión y adaptación del concepto de Web 2.0 a la industria más grande del mundo: los viajes y el turismo; y está basado en 5 principios clave:

  1. Transparencia: en los datos, precios, contenido, valoraciones…
  2. Colaboración C2C: participación, interacción y comunicación. Empresas centradas en conecta a clientes con clientes.
  3. Sencillez/facilidad: de formatos y usos.
  4. Rapidez: de búsqueda y obtención de información.
  5. Información predictiva: ofrecer al cliente lo que realmente busca.

En general, se coincide en afirmar que el cambio más importante es el de la interacción entre clientes, que comparten entre ellos toda la experiencia del viaje, convirtiendo lo que antes era un pequeño círculo de familiares y amigos en una infinita red de contactos que no entiende ni de fronteras, ni de idiomas, ni de edades, ni de culturas.

De aquí nace el concepto ADPROSUMER (Advertising + Producer + Consumer): el nuevo cliente que, además de comprar (consumer), recomienda un producto participando activamente (producer) en las acciones de promoción (advertising) de forma ajena a la empresa.

Antes del viaje

Cada día son más las personas que, antes de iniciar un viaje utilizan Internet para obtener información y reservar o comprar los servicios y productos necesarios. Para ello utilizan herramientas y visitan espacios como: buscadores (google, bing, yahoo), blogs especializados (personales, colectivos, corporativos, empresariales), comunidades y redes sociales (minube, wayn, tripadvisor, trivago, dopplr, facebook), portales turísticos de destinos, agencias de viajes (atrápalo, rumbo, edreams), guías online (lonely planet, national geographic, wikitravel), georeferenciadores (google maps, google earth, panoramio), contenidos multimedia (youtube, flickr, ivoox, slideshare), etc.

Un proceso que no se limita exclusivamente a los usuarios que compran por Internet, sino también a los que finalmente reservan o adquieren los productos o servicios en establecimientos offline. Por tanto, nos encontramos con clientes más informados, que saben mejor lo que quieren y que pueden comparar con mayor facilidad.

En este punto, las empresas y destinos deben centrarse en generar un contenido útil centrado en las demandas y necesidades de los clientes (más que en la auto-promoción); en potenciar la relación usuarios-empresas-administraciones; en segmentar, detectar y tener presencia en los espacios donde se relacionan los clientes potenciales; y en mejorar los contenidos aportados por los usuarios.

Durante el viaje

Aquí es donde las nuevas tecnologías tendrán un mayor impacto a medio plazo, permitiendo mejorar significativamente la experiencia del viaje. Realidad aumentada, dispositivos móviles avanzados, georeferenciación, domótica, etc. contribuirán a superar las expectativas previas de nuestros clientes.

Actualmente, durante el viaje los turistas utilizan Internet en dos sentidos: en la generación de contenidos, realizando fotos, vídeos, podcasts y comentarios y valoraciones de sus experiencias (que comparten parcialmente durante el viaje a través de los dispositivos móviles); y en el consumo de contenidos, utilizando aplicaciones móviles, GPS, podcasts, guías digitales, compras online, etc.

Aquí el reto de empresas y destinos consiste en implementar sistemas que permitan al viajero acceder a la información de manera rápida, cómoda y segmentada, evitando el envío masivo de contenidos sin interés para el cliente; además de apostar fuertemente por la innovación tecnológica, invirtiendo no solamente en la mejora de las infraestructuras e instalaciones, sino también en la gestión y el consumo de la información.

Después del viaje

En el último estadio del proceso del travel 2.0 el turista realiza las tres acciones más determinantes para las empresas y destinos turísticos: comparte las fotos, los vídeos, los podcasts, las experiencias, las sensaciones… de su viaje tanto en su red de contactos directos y cómo en entornos más abiertos (comunidades, blogs, portales, redes sociales, etc); valora el destino, los servicios, las instalaciones, los productos, etc. en multitud de espacios visitados por miles de usuarios (que sirven de referencia para planificar sus viaje); y realiza recomendaciones en blogs, comunidades, redes sociales, portales, wikis, georeferenciadores, etc.

En este punto nos encontramos con el mayor reto para las empresas y los destinos: saber dónde, cómo y quien habla de nosotros, de nuestros productos y de nuestros servicios. No tanto para contrarrestar las valoraciones negativas, sino para conocer el grado de satisfacción real de nuestros clientes y que esto nos permita aplicar sistemas de mejora continua para posicionarnos mejor frente a la competencia.

Cómo decíamos al principio, estamos ante un cambio sin precedentes, donde los usuarios han tomado la iniciativa y en el que las empresas y los destinos no pueden quedarse de brazos cruzados, sino que deben cambiar profundamente los sistemas de comercialización, atención y relación con los clientes.

¿ Cuál es tu experiencia como viajero? ¿Utilizas Internet y las nuevas tecnologías en tus viajes? ¿Y cómo empresa, has planificado tu estrategia para mejorar la presencia online? ¿Escuchas lo que dicen los usuarios?

  • Respecto a esta temática en las redes sociales japonesas la empresa tiene credibilidad 0.

    Cuando una empresa japonesa o extranjera publica algo en una red social japonesa los navegantes nipones no hacen caso.

    En las redes sociales japonesas sólo tiene credibilidad la persona con nombre y apellidos que, entre otras cosas, promociona un producto y/o servicio que le gusta.

    Creo que en Europa podríamos ir encaminados hacia esta tendencia.

    Saludos cordiales,

    Totteoki

  • Hola Totteoki,

    Gracias por visitar el blog y por tu comentario.

    Con relación a lo que comentas, la verdad es que en muchas ocasiones he significado que en España los usuarios aún no son maduros, es decir, que hace relativamente poco tiempo que utilizan las redes sociales -especialmente Facebook- y por tanto su nivel de exigencia (tanto a nivel de publicidad, como de privacidad) es aún muy bajo.

    Con toda seguridad, cuando pase un tiempo y nos demos cuenta de lo intrusivas que pueden llegar a ser las empresas en las Redes Sociales -donde lo principal es relacionarse con personas- se darán situaciones como la que comentas.

    Un saludo.

  • Pingback: Twitter Trackbacks for Proceso del Travel 2.0 o el Turista 2.0 | Context | servicios para internet [afcontext.com] on Topsy.com()